la mafia no descansa

Aprueban norma de interdicción de narcoavionetas. ¿Hecha la ley, hecha la trampa?

Publicado: 2015-08-20

Una buena noticia en medio del descontrol del narcotráfico. Hace un par de horas, el pleno del congreso aprobó la ley para proteger el espacio aéreo, la cual establece derribar las aeronaves sospechosas de transportar drogas. Su aprobación contó con 88 votos (habría que ver quienes no votaron por esta norma) y, según informa el congreso, fue exonerado de la segunda votación. Es decir, que su aprobación fue prioridad del pleno. 

Sin embargo, la aprobación y la ulterior rubrica presidencial de esta ley de interceptación y derribamiento de aeronaves utilizadas en el tráfico de drogas no garantiza, en sí mismo, su aplicación práctica. En el corto y mediano plazo no garantiza el quiebre el (nuevo) puente aéreo Perú-Bolivia-Brasil. Si no veamos la aplicación de la ley de control de los insumos químicos, aprobada igualmente por el congreso: no ha servido para controlar los insumos químicos básicos para elaborar PBC y cocaína.

La policía fracaso estrepitosamente: controlaban entre el 1.7% y 2% del total de insumos químicos que absorbe el narcotráfico. Posteriormente, hace más de dos años y en razón del espíritu de la ley, la Sunat asumió (como debía ser) la responsabilidad de controlar los insumos químicos que se desvían para el narcotráfico. Las cifras de control no reflejan la expectativa que provoco el hecho que la Sunat se haga cargo de esta labor.

Efectivamente, según Alfredo Palacios Dongo, el 2014, de 40,000 toneladas utilizados para elaborar cocaína (estimación: Instituto de Estudios Internacionales PUCP) Sunat solo incautó 3,700 toneladas (9.3%). Si bien se incrementó el control, pero sigue siendo bajo: no llega al 10%. Por eso, el narcotráfico, ni con la equivocada forma como se pretende controlar el combustible en varias regiones, no se ha visto afectada por la ley de control de los insumos químicos.

En suma, como reza una sentencia muy popular, "Hecha la ley, hecha la trampa". ¿Porque sucede eso? Eso ocurre porque no hay voluntad política presidencial. O, también, cuando no se quiere luchar contra el narcotráfico. Así, el congreso y el presidente Ollanta Humala pueden aprobar la ley de interceptación y derribamiento de narcoavionetas, pero si no hay voluntad política presidencial para el diseño e implementación no pasara nada. Puede quedar como letra muerta. O, aplicarse parcialmente.

Esperemos que no. Esperemos que se convierta en un instrumento de la lucha contra el narcotráfico. Eso sí, hay que ser claro en lo siguiente: la ley de interceptación y derribamiento de aeronaves utilizadas para transportar drogas no es la panacea. No es la solución del tráfico de drogas. Así se implemente con respaldo presidencial, el eventual quiebre del puente aéreo que esta produzca no hará que el narcotráfico –como el año 1995- se vaya del Perú.

En esas circunstancias, el narcotráfico volverá a utilizar con mayor intensidad los caminos de herradura y los ríos y los puertos marítimos como puntos de exportación transnacional, como lo esta haciendo hasta la actualidad. Por esa razón, la interdicción aérea es solo un componente de una estrategia integral. Estamos advertidos.


Escrito por

Jaime Antezana

Investigador.


Publicado en

Blog de Jaime Antezana

Otro sitio más de Lamula.pe