la mafia no descansa

VRAEM: Crónica de como las FFAA inventaron un operativo militar "exitoso" en Virgenccasa.

Publicado: 2015-09-09

Un operativo militar se mide por el logro de sus objetivos; mas no por cuestiones menores o accesorias. ¿Cuál fue el objetivo del Operativo en Virgenccasa, Llochegua, VRAEM? Evidentemente, desarticular a la columna de "Antonio" que estaba por esa zona agreste de la selva del VRAEM. Y, desarticular en un contexto de la guerra que vive esa zona, presupone dos cosas: detenerlos y llevarlos ante la justicia y, si responden con armas, abatirlos en combate.  

Operativo Militar: No logro la caída de "Antonio" ni otras bajas.

¿Qué resultados se dio a conocer del enfrentamiento con una columna del clan Quispe Palomino en Virgenccasa, Llochegua, ocurrido el miércoles 2 de setiembre? Para responder reproducimos textualmente el comunicado del Comando Conjunto de las FFAA: "...en circunstancias que patrullas integradas por FFAA y Policía Nacional del Perú en encontraban efectuando operaciones en el sector de Virgen Ccasa, distrito de Sivia, Huanta, departamento de Ayacucho-VRAEM, se produjo un enfrentamiento con delincuentes terroristas”.

Mas adelantes señala: “Producto de dicho enfrentamiento, se reportaron posibles bajas por parte de los Delincuentes Terroristas en número aún por determinar, recuperándose armamento y pertrechos militares diversos, asimismo Cinco (5) miembros de las Fuerzas del Orden sufrieron heridas de bala..."

Los principales medios de comunicación –obviamente por información de los militares- titularon –con leves matices- la versión de las FFAA. (Ver http://larepublica.pe/sociedad/700565-vraem-4-militares-heridos-y-6-terroristas-muertos-tras-enfrentamiento, http://peru21.pe/politica/vraem-militares-abatieron-6-terroristas-ayacucho-2226685, http://www.rpp.com.pe/2015-09-02-vraem-seis-terroristas-muertos-y-dos-militares-heridos-tras-enfrentamiento-noticia_832286.html.

Visto desde los hechos, ¿el operativo militar y policial en Virgenccasa, Llochegua logro lo que dijo el comunicado de los militares? No. No logro sus objetivos: no detuvieron ni abatieron a ningún miembro de la columna armada de los hermanos Quispe Palomino dirigida por “Antonio”. O lo mínimo: un herido capturado. Nada de nada. En general, no desarticularon la columna. Ese es un dato real e incuestionable.

En efecto, las FFAA al afirmar que Antonio estaría herido o muerto y no presentarlo herido o su cadáver (como se hizo con “William”, en Nuevo Horizonte, Llochegua, en setiembre del 2012 y -entre otros- de “Alipio y "Gabriel", abatidos en Pampas, Llochegua, el 11 de agosto del 2013), esta misma puso al desnudo su fracaso.

En los casos aludidos, días más días menos, se difundieron fotografías de su cuerpo ("William") o las bolsas negras ("Alipio", "Gabriel" y otros). El fracaso es mayor si recordamos que las FFAA, a través de los medios de comunicación, informaron que junto a Antonio habrían abatido a cinco terroristas más. O sea, seis.

Nada de eso fue cierto. O sea, no solo "Antonio" no habría sido abatido sino que ningún otro miembro de su columna como anuncio el Comando Conjunto de las FFAA. Pero, en su afán de demostrar que Antonio estaría "gravemente herido o muerto", llegaron a afirmar que las manchas de sangre en los cuadernos, chaleco y fotos eran de este, sin saber la identidad de Antonio ni realizar los exámenes de ADN para saber de quién es la sangre.

En otras palabras, una enorme omisión de los generales de las FFAA y el viceministro Iván Vega y, también, del informe publicado por La República el domingo 6 de setiembre pasado. Una omisión clamorosa. Lo primero que debieron antes de afirmar que “Antonio” está herido o muerto era realizar los exámenes a las manchas de sangre en los cuadernos y el chaleco para identificar de quien es. Y, luego, confirmar si esa persona está herida o muerta.

FFAA e Iván Vega:  vendiendo un éxito falso e inventando cosas de Antonio.


En suma, el operativo de las FFAAA en Virgenccasa fracasó estrepitosamente. No logro lo y mínimo y principal: demostrar que “Antonio” fue abatido. Lo poco que habían obtenido lo presentaron en la conferencia de prensa convocada por los generales e Iván Vega el viernes 4 de setiembre: cuatro armas, polos, pomos de yogurs con explosivos, chaleco y cuadernos no demuestra –como hemos visto- que “Antonio” haya caído. Ni otros 5 terroristas, tal como lo anunciaron. (Ver http://elcomercio.pe/peru/vraem/vraem-lo-incautado-antonio-sucesor-alipio-fotos-noticia-1838408)

¿Acaso las FFAA e Iván Vega no saben que no se puede afirmar que “Antonio” este gravemente herido o muerto del enfrentamiento y del “roqueteo” de instalazas de los helicópteros sin mostrarlo herido o mostrar su cadáver y, más aun, sin realizar previamente los exámenes a la sangre e identificar de quien se trata? Claro que lo saben. Saben que para afirmar lo que presumen tienen que presentarlo herido o muerto. Esa es una condición “sine qua non”.

Sin esas evidencias no se puede afirmar nada concreto. Presentar armas (que no sabemos si fueron de Antonio), polos, chaleco y cuadernos manchados con sangre no demuestran –mientras no se sepa de quien se trata- el éxito de la operación militar. No son evidencias del éxito de un operativo que movilizo a decenas de militares, policías y dos helicópteros.

Más bien, lo incautado a “Antonio”, confirma que el fracaso de las FFAA en Virgenccasa. Entonces, ¿porque presentaron -por todo lo alto- las cuatro armas, polos, chaleco, cuadernos y pertrechos militares? Muy simple: porque no tienen nada más que mostrar. Pero, entre las “pertenencias” supuestamente de "Antonio" se presentaron dos cosas raras y sospechosas.

Se trata, por un lado, de la foto de Antonio. En ella hay algo que ya no un término que utiliza la organización de los hermanos Quispe Palomino desde 1999: en la parte superior dice “camarada Antonio”. La foto es real, esa inscripción no. Lo segundo, en la hoja que –según las FFAA- encontraron en la agenda, el cargo de “Comandante”. No existe ese rango en el clan Quispe Palomino

¡¡Pobres generales¡ llevados por Iván Vega, mostrando cosas que no prueban su principal logro (que Antonio cayo) y que, además, han mostrado cosas que no corresponden a la práctica de esta organización (el término “camarada” y “comandante”).

Los costos del fracaso: Cuatro soldados heridos, un helicóptero averiado y posiblemente dos civiles heridos. 


Algo más. En su afán de vender un éxito falso, no han dicho toda la verdad de lo que paso en Virgenccasa y zonas aledañas. Lo primero, que en Virgenccasa, alrededor de las 3 pm, la columna dirigida por “Antonio” embosco una unidad en la que iba parte de la patrulla mixta (soldados y policías), dejó 4 soldados heridos.

Entre los heridos, según un periodista que llego a la misma zona, el chófer de esa unidad que se desembarranco quedo gravemente herido. Simultáneamente, según la misma fuente, se habrían producido enfrentamientos entre las fuerzas del orden y miembros de la columna del clan Quispe Palomino en dos o tres puntos de la zona.

Lo segundo, según nuestra fuente que recogió la versión de los pobladores de Virgenccasa, luego de diez a quince minutos de la emboscada y los enfrentamientos apareció en la zona un helicóptero que empezó a “roquetear” (disparar instalazas) intensa y en diversas direcciones. Según otra fuente consultada, fueron dos helicópteros que “roquetearon” la zona presuponiendo que la columna estaba allí.

Por la falta de resultados (no encontraron heridos ni muertos) todo indica que “roquetearon” sin objetivo. Fue un “roqueteo” sin inteligencia, reactiva. Y, cuando ocurre eso, de nada sirve disparar instalazas al monte. Hay que tener en cuenta que las columnas del clan Quispe Palomino, por el conocimiento y dominio de la zona, salen rápidamente y se dispersan. No se juntan. No dan un blanco fácil.

Asimismo, el tiempo entre los enfrentamientos y la llegada de los helicópteros, al parecer les dio tiempo los miembros de la columna de “Antonio” salieran del área y se dispersaran, pero tampoco les impidió -probablemente los francotiradores- disparar y averiar a uno de los helicópteros. Muchos vieron llegar humeando uno de los helicópteros. Es decir, que las FFAA casi pierden el tercer helicóptero.

Recapitulando: las FFAA no solo fracasaron estrepitosamente en capturar o abatir a Antonio y sus demás huestes sino que sufrieron golpes: cuatro (4) soldados heridos y uno de los helicópteros resulto averiado por los proyectiles de las huestes de Antonio. Existe información, por confirmar, que dos civiles habría resultado heridos en los enfrentamientos.

Construyendo un éxito irreal en la percepción. Y la desarticulación del clan Quispe Palomino. 

Siendo así ¿Por qué las FFAA e Iván Vega quieren hacernos creer que –olvidándose que señalaron que habrían abatido a 6 terroristas- dejaron gravemente herido o muerto a Antonio? El objetivo es claro: lo que busca las FFAA, de la mano de Iván Vega, con el aval de Nadine Heredia, es vender un éxito irreal, mediático. Es decir, construir esa percepción en la ciudadanía. En ese campo, lo lograron. La prueba: la mayoría de medios de comunicación consideran verdad la caída de “Antonio” y un éxito las operaciones de las FFAA.

Y, en general, al inventar este -entre otros que veremos después- éxito irreal, las FFAA buscan vender la idea de que tienen acorralados y casi desarticulados a la organización de los hermanos Quispe Palomino (Iván Vega dijo que solo quedan 70 terroristas). El informe de La República va más allá: solo quedarían 50 combatientes. (Ver http://larepublica.pe/impresa/en-portada/701435-la-caida-del-camarada-antonio-el-senor-de-la-guerra-que-sucedio-alipio).

Parte de ese objetivo psicológico y mediático es presentar a “Antonio” como sucesor de Alipio, quien era el segundo en el vértice del clan Quispe Palomino. Obviamente, eso es falso. Quien ocupó el segundo lugar dejado por Alipio es Jorge Quispe Palomino, alias "Raúl.

Tan falso es que se olvidan que –hace más de dos semanas- presentaron a “Renán” y “Yuri” como sucesores de “Gabriel” y “Alipio”. En su afán de forzar la realidad se confunden e inventan cualquier cosa. Las FFAA tienen que tener muy claro que la organización de los hermanos Quispe Palomino es eso: un clan familiar de la droga. Y la sucesión en un clan familiar narco es entre los miembros de la familia. 

En conclusión, estamos ante otro fracaso de una operación de las FFAA a la que –con evidencias insustanciales e invenciones- quieren convertirlo en un éxito en el campo psicológico y mediático. Los cuatro soldados heridos, un helicóptero averiado y dos civil presuntamente heridos es la negación del éxito que ha anunciado las FFAA. Finalmente, cuando los éxitos son falsos e inventados, incluido la reducción nominalista de la real dimensión del clan Quispe Palomino, provocaran una gran daño en el futuro. 


Escrito por

Jaime Antezana

Investigador.


Publicado en

Blog de Jaime Antezana

Otro sitio más de Lamula.pe